Cómo vencer las tentaciones sexuales – Entrevista

shutterstock_294491234Recientemente el pastor Rodrigo Bertotti produjo una serie de videos orientados al público masculino sobre tentación sexual. A continuación presentamos una entrevista que él concedió al sitio de la Campaña Rompiendo el Silencio, y al final podrá ver los videos que él grabó con orientaciones prácticas para vencer esta especie de tentación.

RS: Sabemos que la pornografía, a pesar de ser consumida por hombres y mujeres, todavía tiene un público en su mayoría compuesto por hombres. Algunas personas tienen la costumbre de pensar que es imposible para un hombre vivir sin consumir pornografía. ¿Es verdad?

Bertotti: La industria pornográfica mueve, en el mundo 97 billones de dólares todos los años. Son más de 76 millones de sitios online, o sea el 12% del contenido de Internet. Estamos expuestos en un universo sin fin. Más de 750 millones de consultas diarias son sobre sexo. Y 35% de los downloads los provee la industria pornográfica.
La mayor parte de los accesos viene del público masculino. Los hombres somos presas fáciles ante una vagina. El 70% de los hombres entre 18 y24 años visitan sitios porno por lo menos una vez por mes (las mujeres están en torno del 40%). Y prefieren hacerlo el domingo, un día especial para pasar tiempo en el anonimato de su cuarto. Pero se engaña quien piensa que el vicio se puede controlar fuera de él. El 20% de los hombres y 13% de las mujeres también ingresan a pornografía en el horario de trabajo. Finalmente, el 8% de los e-mails enviados todos los días tiene contenido sexual.
Sumando la debilidad masculina de querer ver pornografía con la facilidad que se tiene en los días de hoy para ingresar a ese contenido, se creó la idea de que es imposible para un hombre no consumir ese tipo de sexo. Pero es posible vivir sin pornografía. Es solo preguntar a hombres que buscan a Dios diariamente y decidieron ser puros para honrar a Dios y su familia.
Por eso, en el asunto de sexo, cuanto menos experiencia usted tiene, tanto mejor. Cuanto menos experiencia sobre sexo tenemos hasta el día del casamiento tanto mejor para cualquier persona. Porque todo lo que colocamos en la mente se usa contra nosotros en todo momento.

RS: ¿Qué tipo de perjuicios observa usted que sufre quien consume pornografía constantemente?

Bertotti: Los perjuicios de quien consume pornografía son enormes en todas las áreas. Hay diversos casos que el individuo pierde el empleo, pues el vicio hace que él ingrese durante el trabajo y hasta que asedie a personas del sexo opuesto en el mismo ambiente. Hay historias como la del golfista Tiger Wood que perdió miles de dólares en contrato por estar viciado en sexo.
Los problemas familiares son los más variados, desde una traición online o física, hasta problemas de sexo con la pareja. Los hombres que consumen pornografía son más propensos a tener eyaculación precoz, de tratar a la mujer como mero objeto y de no poder satisfacerse con un sexo sin algún tipo de violencia, aunque pequeña y permitida por la pareja.
Es común escuchar relatos de hombres que ingresan a pornografía diciendo que no consiguen orar o estudiar la Biblia. Da vergüenza o simplemente el deseo desaparece. Sabemos que es pecado y todo pecado nos aparta de Dios. Y el gran problema que cada vez que perdemos la batalla, después de haber hecho una promesa que no tendríamos más aquella experiencia, nos hacemos más débiles y confiamos menos en nosotros mismos.

RS: En un mundo con tanta motivación sexual, en todo tipo de medios de comunicación, ¿cómo puede un hombre evitar caer y qué hacer para vencer las tentaciones sexuales?

Bertotti: En primer lugar tenemos que tomar una decisión de ser puros en esa área de nuestra vida. Y después tenemos que partir hacia la batalla con todas las armas que poseemos. Y esas armas son básicamente tres.

1. Dios: Tenemos que apegarnos mucho a Dios Todopoderoso. Solo él puede darnos fuerza, sabiduría y motivación para luchar todos los días. Por eso, el estudio de la Biblia, la oración y la comunión con hermanos hará toda la diferencia.

2. La segunda arma que tenemos es cerrar nuestros ojos. Tenemos que luchar contra el vicio de mirar cosas impuras. Si nosotros entrenamos nuestros ojos para fijarlos en ciertas partes del cuerpo femenino nos debilitará a la hora de la tentación. Y no son solo mujeres reales, también hablo de revistas, videos, carteles en la calle, y en todo lugar que los medios de comunicación exploran el lado sexual de las mujeres.

3. En tercer lugar limpiar nuestra mente de todo lo que ya colocamos en ella. Todas las imágenes o aventuras sexuales que soñamos o vimos están en nuestro cerebro y pueden ser usadas en contra de nosotros en el momento de la tentación. Entonces, tenemos que limpiar nuestra mente, y solo lo lograremos con el poder de Dios y un esfuerzo decidido para dominar nuestros pensamientos.

RS: ¿Es posible tener pureza sexual después de haber tenido alguna experiencia con pornografía en el pasado?

Bertotti: Claro que es posible. Dios tiene poder suficiente para limpiarnos completamente. Pero le afirmo que es una lucha grande y puede llevar un tiempo. Si usted es casado pida ayuda a su esposa, acérquese a Dios y luche con todas sus fuerzas. Porque quedar limpio le dará un placer mucho mayor. Si usted es soltero trate de vencer cuanto antes, pues el casamiento no lo hará por usted.

RS: ¿Qué mensaje podría dejar a nuestros lectores que están enfrentando en este momento una batalla contra el consumo de pornografía?

Bertotti: Job hizo un pacto con el Señor. Él hizo una alianza con Dios en no fijar los ojos en una virgen, Job 31:1. O sea, Job mismo, a quien consideramos un hombre santo, pues hasta Dios mismo lo elogió tuvo que hacer un pacto con sus ojos para mantenerse puro ante Dios. Entonces, la primera cosa que usted debe saber es que necesitamos estar cerca de Dios y decidir ser santos. Y la segunda, es que usted puede ser completamente santo como Job lo fue. Pues si hacemos una alianza con Dios todos podemos alcanzar la victoria.

Nota: Usted podrá ver los vídeos subtitulados en español usando el recurso de subtitulado de YouTube

Rodrigo Bertotti es cristiano, teólogo, pastor, Master en Liderazgo por Andrews University – USA. MBA en Liderazgo por UNASP – EC, y escritor.